5 comentarios el “Gibson Tal Farlow

  1. La verdad es que es de esas guitarras que, cuando las veo en conjunto, me gustan, pero cuando me fijo en los detalles, me terminan cargando un poco. No conocía el modelo, es interesante aunque yo soy muy básico para estas cosas. Por otro lado, me apunto la referencia bibliográfica que haces sobre los modelos históricos de Gibson, lo buscaré para comprarlo. Una de las cosas a la que haces referencia es a la falta de pintura -y lijado, porque también lo he visto en alguna ES175-, en las zonas ocultas de la guitarra: son cosas que dudo que supusieran un gran esfuerzo económico paliar y que tan mala fama dan muchas veces a la marca.

    Por cierto, sonar… ¡se ve que suena de maravilla! Muy definida y rica.

    Cuando leo tu blog, me acuerdo de la Benedetto Bravo que tuve hasta hace un año, ya me hubiera gustado llevarla al juicio de tu review.

    • Hola David!
      Pues ya me habría gustado hacer una review sobre la Benedetto, ya ves, no se ven todos los días guitarras como esa, de hecho en España solamente he visto las Benedetto que trae algún guitarrista americano de gira. El día que la vi a la venta en la compraventa de un foro casi me pongo a chillar jajaja.
      El tema de los acabados de Gibson ya ha dado, y dará, mucho que hablar, pero está claro; si quieres sonar a Gibson no queda otra opción más que asumir esos “pequeños detalles”. Parece que Gibson se lo puede permitir. Si lo que quieres es una guitarra bien acabada, como correspondería a su precio, sencillamente es mejor decantarse por otra marca.
      Pat Martino, ex-endorser de la marca, decía que Gibson vive de imitarse a si mismo, y creo que no le falta razón. Luego pruebas una guitarra como esta Tal Farlow y te quedas sin argumentos. No se, es una elección personal.

      Un saludo!

      PD.- Pongo un enlace a tu blog de discos de jazz, que aunque ya no lo sigas escribiendo creo que lo que has publicado es un material muy valioso: http://31discosdejazz.blogspot.com.es/

      • Muchas gracias por lo del enlace al blog. Igual un día me da la ventolera en el futuro y lo retomo, pero no estoy muy seguro de ello; en todo caso, muchas gracias por haberte tenido como lector, la verdad es que me fastidia un poco por gente como tú, que sí lo seguía.

        La Benedetto daría para un capítulo aparte, tanto por algunos aspectos positivos como por otros que no lo son tanto para una guitarra que rondaba los 6000 euros, pero no quiero desviar el tema de tu entrada.

        Sobre el sonido Gibson, es cierto que sucede tanto en guitarras de caja como en otras de semicaja o, incluso, en sólidas: si quieres ADN 100% Gibson, lo mejor es comprar una. Ahora toco con una ES335 –por problemas de hombro no puedo hacerlo con guitarras de caja-, y he tenido otras guitarras basadas en la Gibson; la mejor de todas ellas fue una Yamaha SA2200 pero ¿sonaba a las ES335 que tenemos en el imaginario? La verdad: no. La Yamaha está mil veces mejor acabada, los materiales son perfectos –excepto, y por manía personal, en el hecho de no usar nitro- y el sonido es precioso, es una versión HiFI de la Gibby, la supera en casi todo… pero mi 335 actual tiene algo de “tosco” que me atrae muchísimo y, de hecho, me siento más a gusto con ella que con la Yamaha –y eso que sigo dando vueltas a adquirir otra SA2200 porque es una pareja ideal con la Yamaha.​

  2. Teniendo en cuenta que eso que venimos llamando el «sonido Gibson» procede en una parte importante de las humbucker que montan, me pregunto si realmente vale la pena el elevado coste de estos instrumentos, habida cuenta de su calidad en acabados (en mi opinión difícilmente justificable). Supongo que esta pregunta tan personal cada uno tendrá una respuesta igualmente personal, que en muchos casos es más una auto-justificación por el influjo de la marca (ojo, que lo considero legítimo); En otras palabras, consdero que si lo que se busca es exclusivamente «ese» sonido es posible encontrar buenos «muebles» de otras marcas mucho menos caras con los que estemos a gusto e incorporarles las classic 57, o incluso otras mejores que las que hoy día vende Gibson; estoy pensando por ejemplo en las Maxon japonesas de los 70 y 80, las Ibanez super 58, etc. O ya puestos, irse a algún fabricante de bobinas de boutique.

    Dicho esto, la guitarra de la review suena muy bien (el sonido está en las manos de quien toca, también es cierto). Para un estilo contemporáneo basado en legato o economy picking, este es el tipo de guitarra sin duda. Personalmente tengo que decir que también es un sonido que me parece menos interesante que otras corrientes que andan por ahí como el revival de las P90, las blade, las Dynasonic o incluso las Gold foil. estoy pensando en Elferink, las archtop sólidas en general o la forma de tocar más percusiva basada en alternate picking de Jesse Van Ruller, por ejemplo. En términos generales opino que las single coil de esta onda que he comentado tienen una riqueza tonal mucho mayor y permiten una mayor expresividad a la hora de tocar. eso sí, para legato no van bien, son para darles cera de verdad a golpe de púa.
    Es solo una opinión basada en un gusto personal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s